En Busca de la Verdad
 
Esta es una historia de ficción, los personajes, sus nombres, lugares, relatos y hechos, que se describen en la narración son ficción, cualquier parecido con la realidad y personas fallecidas o vivas y/o hechos reales es pura coincidencia

No se permite la reproducción parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, la transmisión o la transformación de este libro, en cualquier forma o por cualquier medio, sea electrónico o mecánico, mediante fotocopias, digitalización u otros métodos, sin el permiso previo y escrito de la autora. Su infracción está penada por las leyes 11.723 y 25446.
ISBN 978-987-33-4848-8

Página 6

escrito en tu destino, cuida tu vida espiritual, y no admitas segundos en tu trabajo, está lleno de políticos, ten cuidado. También os digo: vuestro Agustín, que está lejos, hace esto mismo ahora, y no lo van a creer, les baja mi adversario. Tengan cuidado con Agustín, que va a convencer a Solange para que esté de su lado, creedme no quisiera dar esta noticia, pero cuidaos de esos dos hijos vuestros, los otros tres son buenos. Esperen a Sebastián-Horus; adiós.
–Hola Padre augusto, madre mía y demás. Estoy mal, tengan cuidado, la sangre de su sangre los traicionará. Hasta el próximo sábado.
Todos quedan mal, desconcertados. ¿Será Dios realmente quién habló? En ese momento se abren de golpe las ventanas y las sillas vacías vuelan por el aire y vuelven a su lugar.
Todos dicen: No dudaré más.

Llega el sábado; preparan todo y comienzan.
–Yo Dios Todopoderoso, os digo: Buscaréis a los otros extraterrestres que conviven con vosotros. Te doy la orden y tú la ejecutas; son mis mandatos.
Sueltan la copa y dicen que no es cierto. En ese momento en toda la sala se hace una intensa luz violeta.
Ponen los dedos y la copa sigue moviéndose. –Cuidad lo que decís; invitad al imprentero, el que hizo el pliego; hoy bajará mi hijo Jesús.
Adiós.
Comienza a moverse la copa.
–Sí, Yo Jesús de Nazareth, os saludo, mis fieles y amados seguidores.
Todo lo que vosotros logréis es por mandato del Espíritu Santo, ordenado por mi Padre. Dioses serán mi guía en el Nuevo Mundo. Viene Horus.

–Padres míos, Dioses del Olimpo, todo lo que hagan dentro de la verdad y justicia estará bien. Saludo a todos. Adiós.
Olga y Santiago están preocupados por sus hijos Agustín y Solange, no obstante, sienten algo raro dentro de sí, emoción, alegría, vida; no se explica pero lo sienten.
Santiago, cumpliendo con el pedido invita a almorzar a su amigo
Saúl Krisch. Charlando, Saúl pregunta: –Me tiene intrigado tu esposa,
¿está haciendo la copa?
Santiago se sonríe y asiente con la cabeza.
–Mira, yo te invito para que vengas el sábado a casa, antes de las nueve de la noche, si querés presenciar. Sé que eres de otra religión, pero te pido que vengas.
–Mi mente esté abierta para asimilar todo evento y soy muy curioso, no me lo perdería; me intriga lo que hacen. Gracias amigo mío –contesta Saúl.
Llega el sábado. Todo preparado. Presentan a Saúl, y comienzan.
Soy Yo, el Dios Todopoderoso, al que allí en la Tierra me han puesto setenta y siete nombres distintos, los únicos que no arriesgaron fueron los de la orden católica. Hola Saúl, gracias por venir. Te diré quién eres.
Sois el Escriba Mayor de Osiris; ahora tú escribirás y Osiris a mi derecha, no, mejor en el centro, a la derecha Isis, a la izquierda Nefthis. Celeste en tu lugar. ¡Ah! Me olvidaba Celeste, eres Cleopatra, reencarnada en esta vida; el sábado trae a tu novio, quiero que me escuche.
Se hace el cambio y continúan.
Soy yo, Dios, estoy con vosotros, sólo yo daré la orden de quién viene y quién no; no admito discusiones ni desobediencia. Que así sea.
Esperen a Horus. Adiós.
Anterior / Siguiente
Contacto
Copyright © 2010 - Todos los derechos reservados
www.lacopaesunjuego.com.ar